ÍNDICE POR ÉPOCAS

PREHISTORIA

4. RUPESTRE · A. Beltrán Martínez. 1991.

En cada mapa deberían señalarse las cuestiones de difusión y relaciones si no se quiere correr el riesgo de que aparezcan como fenómenos aislados los que forman parte de complejas situaciones culturales. Es el caso de las figuras naturalistas de caballos rojos, manos negativas y conjuntos de puntos y líneas de la Fuente del Trucho (Colungo) o de los trazos simples de El Forcón (San Juan de Toledo). En una carta exclusiva del arte paleolítico habrían de señalarse mediante flechas caminos que, con muchas dudas, relacionasen el yacimiento con el arte de la cornisa cantábrica en su sector oriental comprendiendo Isturitz y los Pirineos franceses, sin excluir la llamada «provincia mediterránea» aunque estilísticamente no convenga a las pinturas oscenses.

El arte pospaleolítico no ha proporcionado hasta ahora ejemplos de arte mobiliar que prolongan en el Aziliense o en el Epipaleolítico el estilo magdaleniense tal como hallamos en el sur de Francia, en la costa mediterránea desde Cataluña hasta Alicante y en Arenaza (Galdames, en el País Vasco) o en Levanzo, en Sicilia, como tampoco las figuras «estilo Petracos», llamadas «macro-esquemáticas» por Mauro S. HERNÁNDEZ hasta ahora exclusivas de la provincia de Alicante con la excepción de Mogente (Valencia). En cambio sí que aparecen los signos lineal-geométricos tanto en Labarta y Barfaluy (Huesca) como en Los Chaparros de Albalate del Arzobispo (Teruel) y seguramente en lugares no identificados hasta ahora, claramente infrapuestos a las figuras de estilo «levantino» con lo que se garantiza su cronología relativa.

La difusión del arte «levantino» se realizó en toda su área con una acusada comarcalización que se traduce en los convencionalismos estilísticos y se extiende partiendo de compactos núcleos con numerosos yacimientos agrupados y grandes espacios territoriales vacíos, al menos en el estado actual de la investigación. Los núcleos aragoneses son tan diferentes entre sí como si se comparan con los de Cataluña, Castellón, Valencia, Albacete e incluso Cuenca. No existe coincidencia geográfica de arte paleolítico y levantino salvo la proximidad de Fuente del Trucho y Arpán en el barranco de Villacantal (Colungo-Asque, Huesca). Y no puede aceptarse la proximidad cultural del grupo de Albarracín con los grabados paleolíticos de Los Casares y de la Hoz, en Guadalajara.

No es posible establecer una clara ordenación cronológica de las figuras llamadas «levantinas» denominación que cubre estilos diversos, totalmente naturalistas, estilizados, seminaturalistas o semiesquemáticos e incluso absolutamente esquemáticos. De este modo aparecen bajo la misma etiqueta los grandes toros blancos o rojos, naturalistas, de Albarracín que las figuras estilizadas de Alacón y es fácil de comprobar que la solución de continuidad entre el arte Paleolítico y el lineal-geométrico y levantino, no se repite entre éste y el esquemático, denominación sujeta a la misma ambigüedad que hemos señalado para el levantino.

Por esta causa la carta de distribución que, forzosamente, ha de limitarse a señalar localidades y áreas geográficas con signos que indican el tipo de «arte» de cada una de ellas, se presta a confusiones o, por lo menos, no expresa con claridad la realidad de la difusión cronológica en relación con el asentamiento geográfico.

De Norte a Sur, el grupo del río Vero, comprendería desde el ciervo de Chimiachas y el conjunto de Arpán, a Labarta (con superposiciones) y Regasenz, Litonares, L. y Muriecho, L. El Forau del Cocho (Estadilla) presenta figuras que habría que incluir en estilo seminaturalista, y cierra hacia el sur el conjunto oscense de pinturas levantinas o de una estilización relacionable con ellas.

El único abrigo levantino de la provincia de Zaragoza es el Plano del Tío Pulido (Caspe) que, por otra parte puede relacionarse con los conjuntos del Bajo Aragón turolense, especialmente con los casos de Alcañiz.

Las localidades turolenses septentrionales se sitúan en Cretas, en el barranco de Calapatá, Roca deis Moros y en el deis Gascons. En Mazaleón los destruidos abrigos de Els Secans y de Caidas de Salbime. En el término de Alcañiz, pero más cerca de Valdealgorfa Val del Charco del Agua Amarga y escasas puntuaciones en el covacha de la cuesta de Pel. En las proximidades de Santolea y cuenca del Guadalope los abrigos de El arquero, Friso abierto de El Pudial y el Torito (Ladruñán), La Vacada (Castellote), el abrigo del Ángel y grabados inéditos y excepcionales en Santolea.

En el término de Alucón están los dos conjuntos del barranco del Mortero y del Cerro Felío, con los nombres en el primero de covacha Ahumado, Los Trepadores, los Borriquillos, y los Recolectores y en la cinglera del cerro Felío, Covacho Ahumado, la Eudoviges (con animales seminaturalistas) y el tío Garroso. En las proximidades de Alcaine, sobre el río Martín, Cañada de Marco y en el término de Obón, Hocino de Chornas el Cerrao y La Coquinera.

En el cañón del río Martín, en Albalate del Arzobispo, Los Chaparros con arte linealgeométricos bajo levantino y Los Estrechos, con figuras seminaturalistas.

Un conjunto excepcional es el de Albarracín, relacionado con el de las sierras de arenisca de Cuenca, con los únicos grabados seguros y autónomos del arte levantino en la Fuente del Cabrerizo, conjuntos naturalistas con animales de gran tamaño en Toritos del Prado del Navazo y Cocinilla del Obispo y numerosas figuras en el abrigo del tío Campano y una sola en el arquero de los Callejones Cerrados. En el barranco del Arrastradero, además de las figuras estilizadas de la cueva de doña Clotilde, en La Losilla, los abrigos de Figuras diversas, Ciervo, Medio caballo, Dos caballos, Arquero negro, Toro Negro y, alejado de éstos, el singular de pequeñas figuras de Lorenzo. En la misma sierra de Albarracín y en término de Bezas, Las Tajadas y la Paridera, además del barranco del Pajarero con figuras estilizadas aunque muy distintas de las citadas de La Losilla. Finalmente en la zona de Tormón, Cerrada del tío José, Ceja de Piezarrodilla, con superposición de negro sobre blanco, y Cabras blancas. Finalmente dentro del término de Albarracín, pero muy lejos del conjunto citado, el complejo Prado de las Olivanas.

Finalmente el arte esquemático tiene tan variado contenido que es difícil situarlo con un solo signo en una carta de distribución. Estilización, idealización y esquematismo, pueden llevar desde figuras seminaturalistas como algunas de las citadas a otras que terminan en símbolos, signos, trazos, etc. y con cronologías que pueden situarse desde el Eneolítico, para llegar al arte popular y pastoril de tiempos recientes, sin que resulte fácil diferenciar lo esquemático en sentido estricto de lo medieval y moderno, de lo tosco e infantil.

Los grupos esenciales son los del río Vero, Lecina, Regasenz, Litonares, corral del Abogado (Radiquero), Tozal de Mallata (Asque) y Congosto de Olvena; Quizáns, Cueva Palomera, Tozal de Mallata y Arpán E... Forau del Cocho (Estadilla), Estrechos (Albalate del Arzobispo), Moncín (Borja), Mequinenza, Lumpiaque (Chilo), La Fenellosa (Beceite), numerosas de Albarracín y su sierra, Peñas de la Morería (Frías), La Coquinera (Obón) y el conjunto turolense de grabados como Mas de l'abogat y Font de la Bernarda y Valrobira (Cretas), Puntal del tío Garrillas (Pozondón), Peña de la Albarda y Tioticos, (Almohaja), Masada de Ligros (Albarracín), La Coscollosa (Alcañiz) y una larga serie difícil de definir en todo Aragón.

BIBLIOGRAFÍA

. ANDREU, J. y otros (1982): «Las pinturas levantinas de El Cerrao, Obón». Kalathos, p. 83. Teruel.
. BALDELLOU, (1982): «Los abrigos del río Vero». Arqueologia pp. 15-28. Madrid.
. -- (1984-85): «El arte rupestre post-paleolítico del río Vero (Huesca)». Ars Praehistórica IIIIV, p. 111. Barcelona.
. BALDELLOU, V. y BELTRÁN A. (1979): «Avance al estudio de las cuevas pintadas del barranco de Villacantal». Symposium Altamira, pp. 128-135. Madrid.
.BELTRÁN, A. (1968): El arte rupestre levantino. Zaragoza. (Adiciones 1978). 
.-- (1982): Da cocciatori ad pastori. L'arte rupestre del Levante spagnolo. Milán.
.-- (1985): «Arte paleolítico en Aragón». Historia de Áragón, p. 17. Zaragoza.
.-- (1986): El arte rupestre en la provincia de Teruel. Teruel. (2.a ed. 1989).
.-- (1989): Los parques culturales y el arte rupestre en Aragón. Zaragoza.
.BURILLO, F. y PICAZO, J. (1981): «Nuevo hallazgo de pinturas levantinas en el barranco del Hocino de Chornas». Kalathos 1, p. 75. Teruel.

Ampliar mapa

  2005 Instituto Fernando el Católico