Introducción Índice temático Índice de mapas

18. DIVISIÓN ADMINISTRATIVA DE DIOCLECIANO (293 d.C.)

La crisis del Imperio Romano había comenzado ya cuando Diocleciano alcanzó la dignidad imperial. Su gestión política pudo contener, de momento, lo que terminaría siendo el eclipse del mayor imperio del mundo antiguo.

La amplia reforma de Diocleciano afectó al plano político-administrativo, dividiendo el Imperio en cuatro «prefecturas» (Italia, Galias, Iliria y Oriente). Hispania entró a formar parte de la prefectura de las Galias.

A su vez, las prefecturas se compartimentaron en "diócesis", de modo que la Península y el Norte de África cercano al estrecho de Gibraltar constituyeron la diócesis de Hispania.

Por último, las diócesis se trocearon en «provincias», de las que Hispania contó con siete: Tarraconensis, Cartaginensis, Baetica, Lusitania, Gallaecia, Balearica y Mauritania Tingitana (N. de África).

La reforma más sensible fue la drástica reducción de la Tarraconensis de Augusto [v. mapa 17], puesto que de aquélla se desgajaron la de Gallaecia (ya creada por Caracalla) [v. mapa 15] y la Cartaginensis.

El Aragón actual continuó formando parte de la Tarraconensis en su casi totalidad. Sólo el sur de la actual provincia de Teruel debió pasar a formar parte de la Cartaginensis.