ÍNDICE POR ÉPOCAS

ÉPOCA ISLÁMICA

24. LAS CAMPAÑAS DE ABDARRAHMAN III EN LA MARCA SUPERIOR (920-937)· M. J. Viguera Molins. 1991.

III sucedió a su abuelo Abdallah como emir de al-Andalus en 912. Hallándose el Estado omeya entonces fragmentado por multitud de rebeldžas provinciales, los primeros actos del nuevo emir se encaminaron a reducirlas. Empezó por recabar las actas de fidelidad de todos los gobernadores locales, y uno de los primeros en enviársela fue Muhammad al-Anqar, de los Tu9žbíes de Zaragoza, con quien el emir omeya empezó por llevarse bien, aunque en la Marca Superior le preocuparon enseguida los muladíes Banu Qasž, ya debilitados e incapaces de resistir las acometidas de Sancho Garcés de Pamplona, aliado con Ordoño II de León, peligrosísimamente, lo cual determinó la campaña dirigida en persona por Abdarrahman III, en 920, hacia los confines de la Marca Superior, llamada Campaña de Muez o de Valdejunquera, emprendida desde Córdoba, en junio de 920, entrando desde Guadalajara y Medinaceli y subiendo hasta el Duero, atacando Osma, Castro Muros y Clunia, y yendo luego a Tudela («extremo de la Marca Superior para socorrer a la población musulmana», indica el Muqtabis), atacando desde allí Calahorra y el 24 de julio Di Sara (¿Licharra? ¿Echavarri?), Muez (tomada al asalto el 29 de julio), y tornando a Córdoba, por Atienza, desde el 16 de agosto.

Contraataques de Sancho Garcés, en 923 y comienzos de 924 provocaron la siguiente campaña de Abdarrahman III contra el señor de Pamplona. El ejército omeya salió de Córdoba a finales de abril de 924 y subió por Levante, pasando luego por Tortosa, Alcañiz y Tudela (10 de julio de 924), entrando desde allí a tierras cristianas y recorriendo en son de guerra varios lugares, citados con más o menos precisión por las fuentes árabes, y entre ellas Calahorra, Falces, Tafalla, Lumbier, Pamplona (el 24 de julio), Di Sara... Calahorra, y ya entrando a tierras musulmanas por Valtierra, y de allí a Tudela, desde donde regresó a Córdoba, al comenzar agosto de 924. Al terminar esta campaña, el emir se llevó a Córdoba a los Banu Qasž, erradicándoles de sus antiguos dominios de la Marca Superior, por temor a sus debilidades y alianzas con los cristianos, emparentados políticamente como estaban entonces con Fruela II de León. La época del dominio muladí terminó por este lado, y tras ella se agudizó la oposición de los ámbitos musulmán y cristiano, por esta zona. El emir amplió a costa de los Banu Qasž el dominio territorial de los árabes Tuyibíes.

Tras estas dos campañas, 920 y 924, de Abdarrahman III contra los cristianos allende la Marca Superior, por occidente, quedó configurada la nueva, y duradera durante el siglo X, situación fronteriza: para el cristiano resultan las tierras sobre el Aragón y el Ebro, con la Rioja Alta, y una zona inestable intermedia, con puntos como Calahorra que pasan una y otra vez de mano, hasta que reforzada por los musulmanes en 968 permanezca ya como baluarte suyo hasta 1045.

Inmediatamente tras su proclamación como califa, en 929, Abdarrahman III parece emprender una política de mayor control provincial, ya desde 930-931. Los Tu9žbíes y los Banu Sabržt reaccionaron en contra, en 933. Abdarrahman III fue contra ellos, saliendo de Córdoba el 1 de mayo de 934 y entrando en la Marca Superior desde Guadalajara, tomando por las armas las plazas tuyibies de Maluenda y Rueda de Jalón, intentando aislar la rebeldía de Zaragoza, instalando a sus propios generales y gobernadores en Tarazona, Tudela y Huesca. Luego Abdarrahman III se dirigió contra tierras de Pamplona, Alava y al-Qilac'. La campaña del califa duró casi cuatro meses. El señor tuyžbí de Zaragoza, Muhammad b. Hasim le pidió la paz, y Abdarrahman III se la concedió; pronto volvió a alzarse el zaragozano, apoyado por otros tuyžbíes que regían otras plazas de la Marca.

Contra su mantenida rebeldía volvió el califa, al mando de la aceita que salió de Córdoba a finales de mayo de 935. Desde Jaén subió hasta la Marca de Teruel y de Albarracín, y siguió ya por Calamocha, Daroca, Muel y Cuarte, hasta asediar Zaragoza, enviando a la par destacamentos contra otras plazas, y las iba reduciendo. Tras 108 días de asedio ante Zaragoza, Abdarrahman III volvió a Córdoba, mientras sus generales mantenían el cerco de la capital de la Marca Superior, ayudada en su rebeldía por el soberano leonés y el señor de Barcelona.

Ante esto, emprendió una nueva aceita el califa, saliendo de Córdoba el 28 de mayo de 937; llegó a Toledo y entró en la Marca Superior desde Guadalajara; atacó a los tu9žbíes de Calatayud y tomó la plaza el 31 de julio 937; atacó luego Pamplona y después Uncastillo, el 8 de agosto, y Tafalla. Entró enseguida a la Marca Superior musulmana por Tudela, yendo al asedio de Zaragoza el 23 de agosto. Por fin, entró Abdarrahman III en la rebelde capital el 21 de noviembre, tras pactar su sumisión el levantisco Muhammad b. Hasim, que consiguió a cambio promesa de futura concesión del gobierno de Zaragoza, en un régimen de amistoso «protectorado» respecto al gobierno central cordobés, régimen que duró todo ese siglo X y enlazó con las autonomías taifales del XI.

Cinco campañas, pues, de Abdarrahman III en relación con la Marca Superior; en dos de ellas, el objetivo principal fueron los cristianos que acosaban las fronteras, y en las otras tres, la lucha se orientó contra la subversión interna. Al cabo, se impuso la supremacía del califato omeya, hasta su decadencia y extinción en el siglo XI.

BIBLIOGRAFÍA

.CANADA, A. (1976): La Campaña musulmana de Pamplona. Año 924. Pamplona.
.‹ (1985): «Revisión de la campaña de Muez. Año 920». Principe de Viana, pp.l 17-143. Pamplona.
.CHALMETA, R (1976): «La sumisión de Zaragoza de 325/937». Anuario de Historia del Derecho Español, pp. 503-525. Madrid.
.LACARRA, J. M. (1940 y 1971): «Expediciones musulmanas contra Sancho Garcés (905-925)». Principe de Viana, y Estudios de historia navarra, pp. 49-81. Pamplona.
.‹ (1976): Historia del reino de Navarra en la Edad Media, pp. 57-60. Pamplona.
.VIGUERA, M.a J. (1988): Aragón musulmán, pp. 119-145; 259 y pp. 281-282, 2 a de. Zaragoza.
.ZANÓN, J. (1986): «Un itinerario de Córdoba a Zaragoza en el siglo X». Al-Qantara, pp. 3152. Madrid.

Ampliar mapa

Ampliar mapa

  2005 Instituto Fernando el Católico